“Yo que estoy aquí junto a mi niño/a y mi anciano/a, puesto que somos uno/a y caminamos de la mano, decido entrar en el círculo libre de culpa como en realidad nací, con los ojos cristalinos y el corazón abierto”.

Experiencias tribu

Así entran las personas en los círculos que guío, femeninos y mixtos, lugares sagrados de respeto y amor, en donde nos abrimos a comprensiones profundas, a la intuición y a la sabiduría del inconsciente colectivo.

De pequeña siempre estaba jugando a hacer hechizos y rituales y pasaba el tiempo cerca de la naturaleza y rodeada de animales. De mayor este mundo de fantasía se ha hecho parte de mi trabajo, retomando la reunión en círculo que utiliza el ser humano desde tiempos ancestrales. El objetivo es compartir, debatir, celebrar los ciclos y ritmos de la vida, unir la energía de todos con una intención elevada, jugar y crecer desde la escucha y el apoyo mutuo.

Tribu

Pero, ¿qué se hace?

Vale cualquier herramienta que promueva la conexión emocional, el disfrute, el desahogo y la creatividad, todo ello con otras personas con las que se creará una conexión especial. Es un espacio neutral en donde se pueden compartir lecturas, experiencias, meditar, cantar, bailar así como otras actividades que nos alejen de la soledad, el dolor, la competitividad, la violencia social y la desunión.

Y desde mi amor más profundo guío círculos de mujeres y círculos mixtos en Badajoz y estoy abierta a llevar mis bártulos brujiles a otros lugares de España.

También realizo círculos de mujeres en algunos pueblos extremeños en colaboración con sus ayuntamientos y es algo que me emociona enormemente. Cada vez más administraciones apuestan por este espacio como instrumento para aumentar la autoestima, expresar, descubrir fortalezas  y compartir inquietudes y anhelos.

Anímate a probar esta maravilla. #florece

Estás interesad@ en este servicio o tienes alguna duda sobre este